¿Alguna vez has oído hablar de los Brackets estéticos? Bien, los Brackets de zafiro entrarían dentro de esta clasificación. Son muy discretos y permanecen inalterables todo el tiempo que dura el tratamiento; no se manchan ni se tiñen.

La discreción de este tipo de ortodoncia viene dada por el tipo de material utilizado: el cristal de zafiro. Un material transparente que deja ver el diente a través de él.

Además, todos los elementos que se utilizan durante el tratamiento (arcos, ligaduras, gomas…) son blancos y no metálicos. Por tanto, la ortodoncia se mimetiza con el esmalte del diente y se nota mucho menos que los Brackets metálicos, por ejemplo.

Entonces… ¿Cómo funciona la ortodoncia de zafiro? Como el resto de los aparatos dentales. Mediante los Brackets, arcos, ligaduras y gomas, se realizan los movimientos necesarios para corregir las maloclusiones, apiñamiento, sobremordida…

Ventajas de los Brackets de Zafiro

  • Resistencia: el zafiro es un material muy resistente, por lo que tiene menos riesgo de romperse
  • Estética: Es una ortodoncia muy discreta, puesto que los Brackets no se tiñen con el paso del tiempo y permanecen trasparentes.
  • Adhesión: El zafiro se pega mucho mejor en el diente que otros materiales como la porcelana o el plástico. Existen menos posibilidades de que se caiga.

¿Qué cuidados deben tener los Brackets de zafiro?

Sus cuidados son los que se debe tener con cualquier otra ortodoncia: máxima higiene y cuidado con ciertos alimentos.

Cepillarse los dientes después de cada comida es fundamental para cualquier tipo de aparato dental y para la vida en general. No obstante, al llevar Brackets la higiene debe ser más cuidadosa, ya que es más fácil que se queden restos de comida entre ellos.

Respecto a la alimentación, hay que tener cuidado con alimentos duros como los frutos secos o al comer un bocadillo haciendo palanca. Estos alimentos podrían provocar que los Brackets se despeguen.