¡No descuides la importancia de los dientes de leche! Si eres de esas personas que considera que estas piezas dentales no resultan tan relevantes porque solo son temporales… ¡estás en un error!

Ten en cuenta que estos dientes son imprescindibles para la masticación. Además, delimitan el espacio de la boca para los futuros dientes. A ello se le suma su importancia en una correcta pronunciación. Te animamos a tomar nota de algunos consejos y recomendaciones del Consejo General de Dentistas para mantener unas rutinas saludables desde la infancia.

La importancia de unos hábitos saludables para los dientes de leche

  • Para evitar la caries es fundamental mantener unos hábitos adecuados de cepillado dental y de alimentación.
  • Antes de que erupcione el primer diente, se aconseja limpiar las encías del bebé con una gasa humedecida con agua.
  • Desde que aparecen los primeros dientes de leche, alrededor de los 6-8 meses de edad, es muy recomendable empezar a limpiarlos con un cepillo pediátrico, con una mínima cantidad de pasta dentífrica fluorada (tamaño de un grano de arroz).
  • A partir de los 3 años, deben realizarse, al menos, dos cepillados al día con pasta fluorada (cantidad equivalente a un guisante), uno por la mañana y otro antes de irse a dormir. Hasta esta edad, el cepillado debe ser efectuado por los padres.
  • Entre los 4 años y los 6, el niño debe aprender a cepillarse bajo supervisión.
  • En la etapa de los 6 a los 12 años se completa la dentición permanente, por lo que es sumamente importante reforzar la higiene dental. Se aconseja cepillar los dientes con pasta fluorada (tamaño de un garbanzo) después de las comidas o, como mínimo, por la mañana y por la noche, durante dos minutos. Además, en estas edades pueden aparecer problemas de malposición dentaria que el dentista deberá valorar.
  • En cuanto a la alimentación, es recomendable seguir una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, pescados y aceite de oliva, minimizando el consumo de azúcares y grasas.