Las manchas en los dientes se conocen con el nombre de tinciones dentarias y pueden tener mayor o menor intensidad. Se deben a muchas causas: bacterias, medicamentos, traumatismos… Además, también hay que diferenciar entre las tinciones que se producen en la superficie de los dientes (extrínsecas) o las que se encuentran en la propia estructura interna (intrínsecas). Entonces, ¿Por qué se tiñen los dientes?

Origen bacteriano: Algunas bacterias producen agentes cromáticos que tiñen los dientes

Medicamentos: El hierro administrado en algunos tipos de anemia tiñe los dientes

Tabaco y alcohol: La nicotina o los taninos del vino, tiñen los dientes

Edad: Con el paso de los años los dientes se vuelven más amarillentos

Determinados alimentos:  El té, el café, los frutos rojos… provocan tinciones dentales

Traumatismos: Si te das un golpe y la pulpa del diente (el nervio) se ve afectada, el diente se oscurece.

Fluorosis dental: Concentraciones de flúor que no son adecuadas pueden producir que los dientes se tiñan.

Causas genéticas: Determinadas tinciones tienen un origen genético.

 

¿Cómo podemos prevenirlas y tratarlas?

Las tinciones extrínsecas pueden prevenirse mejorando la higiene bucodental e interdental, además de evitar ciertas sustancias que la provocan. También es recomendable realizarse una limpieza profesional entre los 6 meses y el año. Cuando son intrínsecas, ya se requiere de otros tratamientos de odontología estética: blanqueamientos o técnicas más complejas como las carillas o fundas.

Más información en el Consejo de Dentistas