La mayoria de la personas ha sufrido alguna vez esta afección tan molesta y dolorosa, hablamos sobre las llagas o aftas bucales.

👉¿qué son y cómo tratarlas?👈

Las aftas bucales son úlceras que se producen en la mucosa de la boca💋 y constituyen una de las enfermedades bucales que más frecuencia tiene junto con las caries☹️⚠️.

Generalmente, son de tamaño pequeño (unos 5️⃣milímetros), el color suele ser blanquecino y aparecen rodeadas por un área roja🔴.
Suelen persistir durante unos días y normalmente curan de manera espontánea en 1 a 2 semanas

No existe un factor causante único de las aftas.
Se considera que es de etiología multifactorial y que su aparición se debe a la conjunción de varios motivos.

Como causas predisponentes o precipitantes, se identifican desde factores🔻
Psicológicos (períodos de estrés o alteraciones emocionales como ansiedad, nerviosismo o depresión😣)
Alérgenos alimentarios (nueces, tomate, fruta…🍌🍉🍍🍅)
Hábitos nocivos (como el tabaquismo🚭). 

Traumatismos🤦‍♀️
Infecciones víricas o bacterianas👾
Alteraciones hematológicas (déficit de hierro), déficit de ácido fólico y zinc, deficiencias vitamínicas (B1, B2, B6, B12)
Endocrinos (ciclo menstrual) pueden estar detrás de este trastorno.

👉¿Cómo identificarlas?👈

Las aftas bucales suelen presentarse en la parte interior de las mejillas, lengua👅 y los labios👄.
Los síntomas principales son👉 heridas de color blanco, suelen causar dolor o molestias, son de tamaño pequeño casi siempre y,🚫 en algunos casos, pueden producir fiebre y malestar general.

Generalmente las aftas se clasifican en 3️⃣ tipos:
Menores, mayores y herpetiformes.
Esta enfermedad, en principio, resulta casi siempre de carácter leve y no presenta riesgos importantes para la salud, aunque sí provoca bastante disconfort (o dolor☹️) sobre todo en el momento de la alimentación y/o el cepillado dental.

👉Prevención y tratamiento👈

Seguir 5️⃣ sencillas recomendaciones evita, en gran medida, la aparición de este trastorno:

1) Una higiene bucal adecuada

2) Una dieta variada, rica en frutas y verduras

3) Consumir alimentos ricos en vitamina C y omega-3

4) Controlar estrés

5) Beber agua en abundancia para mantener la boca hidratada y fresca

En cuanto a su tratamiento, es fundamental controlar los factores predisponentes.
Si no hay sintomatología, no hace falta tratamiento.
Si hay molestias /dolor, aunque no hay una terapia específica para esta afección, se suele empezar aplicando tratamientos tópicos locales, enjuagues con antinflamatorios o antibióticos.
Si no hay respuesta al tratamiento tópico, se pasaría a tratamiento sistémico.