El curetaje dental es una técnica de la odontología que se lleva a cabo en los tratamientos contra la piorrea. También se le conoce como raspado y alisado radicular.

El curetaje se realiza cuanto el sarro se extiende demasiado y se aloja en el interior de las encías. Es entonces cuando se forman las bolsas periodontales: surcos que originan las encías separadas y que se agrandan a medida que avanza la periodontitis.

En estos, la limpieza dental habitual no es efectiva y se necesita una técnica que ahonde en las encías: el curetaje dental.

La técnica de alisado radicular se lleva a cabo con unos instrumentos llamados curetas y bajo anestesia local.

Según la zona se utilizan curetas de un tamaño, longitud o angulación distintos. Una vez queda la zona libre de sarro y bacterias, se alisa la raíz del diente.

 

Recomendaciones tras un curetaje dental

  • Cepillarse los dientes con suavidad
  • No te asustes si hay sangrado, es completamente normal. Este irá disminuyendo conforme lo haga la inflamación.
  • Evita los alimentos excesivamente duros.
  • Respeta la frecuencia y la dosis de la medicación marcada por el dentista.
  • No fumes hasta 48 horas después del tratamiento.