Desde el consejo general de dentistas anuncian que en España hay 6 millones de personas con diabetes, las cuales son más propensas a tener enfermedades de las encías y problema dentales. Es decir, la salud oral y la diabetes representa una combinación que puede derivar en complicaciones si no se toman las medidas oportunas. Por lo que es importante que las personas con diabetes sepan que hacer para prevenir todas estas complicaciones.

La diabetes reduce la resistencia del cuerpo a las infecciones y ralentiza el proceso de cicatrización. Si no se controla puede dañar los leucocitos, la principal defensa del cuerpo contra las infecciones. Razón por la que las infecciones bucales pueden volverse más graves en personas con diabetes no controlada.

Asimismo, la diabetes también puede disminuir el flujo salival y aumentar los niveles de glucosa en la saliva: el escenario perfecto para infecciones fúngicas como la candidiasis.

Por tanto, las personas con esta patología deben seguir unas pautas estrictas para que la relación salud oral y diabetes sea buena y controlar las posibles complicaciones:

  • Estricta higiene bucal: cepillar los dientes minuciosamente después de las comidas, durante dos minutos con el cepillo adecuado. No olvidar la higiene interdental diaria con seda dental o cepillo interdental.
  • Mantener hábitos saludables: controlar el equilibrio de azúcar en sangre, el peso y la dieta. Realizar ejercicio físico, no fumar y evitar el alcohol-
  • Visitar al dentista: Acudir al dentista al menos dos veces al año para revisiones.